Más allá de tus alimentos, ¿qué tan saludable es tu cocina?

¿Alguna vez te has puesto a pensar que un espacio tan común como la cocina de tu casa podría, de manera silenciosa, ocasionar enfermedades o lesiones? En muchas zonas, especialmente de bajos ingresos, se emplea el uso de madera, carbón, residuos de cultivo, estiércol, u otros tipos de combustibles sólidos o biomasa para cocinas y calefacciones que generan altos índices de contaminación del aire interior.

Esta contaminación genera infecciones pulmonares por químicos peligrosos y cancerígenos, además de condiciones perinatales, ceguera e infección del oído medio. En algunos casos, puede ocasionar pérdida de audición, impactando la adquisición del lenguaje y, consecuentemente, afectando el aprendizaje en su conjunto y el desarrollo de aptitudes y actitudes sociales, incluida la autoestima.

Según un estudio de la German Technical Cooperation (GTZ), los niños y niñas de entre 0 y 5 años y las mujeres son los más afectados por las contaminaciones interiores y, por ende, los más propensos a desarrollar las condiciones mencionadas. Sin un debido control, estas afectaciones pudieran derivar en discapacidad permanente, tanto física como sensorial.

Ampliar información

 


“Las comunidades marcan la diferencia”
Más información

10 de Diciembre: Día Internacional de los Derechos Humanos

Versión ilustrada de la Declaración